Tiempos de paz: Marruecos con derecho a roce

[Todo parece imposible hasta que se hace, Nelson Mandela]

Jamás habíamos soportado una ventolera así sobre nuestros cuerpos. Como podemos y caída la noche, subimos hasta lo alto del Mirador del Estrecho, aunque el aire nos empuja hacia Tarifa. Aquello es Marruecos, digo.

En unas horas tenemos un pasaje hasta África. Dependemos del mar, después la suerte.

Bienvenidos a la vida maravillosa

Cruzar al estrecho al día siguiente va a depender del estado del mar, por lo que estiramos la noche tomando algunos mojitos en un pequeño pub donde solo escuchamos hablar en inglés.  

Emociona dar el salto por primera vez a África, aunque sea por un día y bajo la atenta supervisión de un guía. Así es posibe hacerlo sin pasaporte, salvo si queremos pasar la noche al otro lado del charco. En el caso de hacerlo, no hay mejor lugar que el mítico hotel Continental.

No es el caso, nos alojamos en el hotel Tarifa, donde dejo la cámara y reloj, aunque llevamos algo más de dinero repartido entre varios bolsillos. No se lo digo a mi pareja, pero unos euros de más pueden ayudarnos en caso de que nos busquemos algún problema.

No va a haberlos, las ciudades del norte son conscientes del atractivo y facilidad turística. ¿Pero es Marruecos un amigo con derecho a roce?

España rara vez está en guerra si no es con Marruecos

Nada más desembarcar en el puerto de Tánger nos recibe una amable, rubia y elegante guía española que agiliza nuestro paso por la frontera. 

He de reconocer que estamos sugestionados y empezamos a inquietarnos cuando nos trasladan hasta el parking donde dejamos de escuchar el castellano. Este es vuestro guía, Juan, dice. Sí claro, un marroquí tipo con chaqueta de cuero de imitación y pantalones de pinza. La cabeza descubierta, sin mucho pelo.

Nos suben a una imponente furgoneta negra marca Mercedes junto a otra pareja. Y así comienzan las peliculas de secuestros, bromeo con mi pareja, aunque en parte no me hace ninguna gracia recorrer el inquietante tráfico marroquí.

Y sí, el prejuicio o no, está presente. Desde mediados del s.XIX, España ha tenido al menos 6 o 7 conflictos bélicos de los que 5 han sido con el país del sur. Un eterno amigo dispuesto a sacarnos de quicio al menos, cada 15 o 20 años, sin olvidar la importante expulsión árabe de España en 1492, punto de reivindicación para los grupos más extremos:

Guerra de África. De 1859 a 1860.

Cerca de 4000 bajas españolas en apenas cuatro meses, aunque la inmensa mayoría de ellas fueran por la precariedad de las tropas. 

Guerra del Rif. De 1920 a 1926.

La reciente serie televisiva Tiempos de guerra ha puesto en boca la guerra del Rif. Más de 13.000 españoles caídos en combate. En la imagen, una nada ejemplar escena de guerra: legionarios degollando al enemigo. 

Guerra de Sidi-Ifni. De 1957 a 1958.

La guerra oculta de Franco pasó desapercibida para la población. En la imagen el mítico Buchón, el avión de fabricación española que pasó a la historia de la aviación.

Marcha verde. 1975.

Juan Carlos I, ejerciendo en funciones de un dictador agonizante, vio y permitió que en el marco de la guerra fría, Marruecos obligase a España a abandonar el Sahara. Así, comenzó una de las mayores vergüenzas de la Historia del país: el abandono de los ciudadanos españoles del Sahara. 

Invasión de Isla Perejil. 2002.

Mero trámite, sí, pero molesto. A pesar de que la población española se lo tomó con sorna, el pasotismo marroquí no dejó lugar a dudas: fue intencionado. 

¿Cuál es ahora tu opinión respecto a la desmilitarización?

Para mirar al futuro con seguridad hay que comprender el pasado como ejemplo cíclico y sobretodo, mucho más alla de nuestra bondad como sociedad. Desde la caída de Hitler se ha abolido de nuestras inquietudes la idea de la invasión. La aparición de la prensa ha dotado de importancia pequeñas historias mundanas quedando muy lejos nuestra condición humana y peor aún, cayendo en la creencia del inmobilismo.  

¿Crees que no es posible?
  • Pesca. Sin duda es un tema candente entre españoles y el pueblo marroquí. El uso y explotación de la costa no ha dejado de crear conflictos entre ambos países y es un tema propicio para que salte una chispa.
  • Canarias. Si se iniciase un conflicto, las islas serían un primer punto de conflicto. Su posición alejada de la península la hacen vulnerable. 
  • Inmigración. Una recesión agravada puede provocar una huída aún mayor de ciudadanos rumbo a Europa. Asunto que implicaría a todo el territorio africano y supondría un problema fronterizo aún mayor del existente. 
  • Sahara. El mínimo problema entre España y Marruecos sería achacado en los campamentos saharaui. 
 

De acuerdo, no debemos entender a Marruecos como el foco de un posible próximo conflicto. En 2018 la Base Aérea de Talavera la Real en Badajoz servirá de sede para los drones tipo Reaper. Un territorio vacío de tráfico aéreo y sin grandes dificultades orográficas y muy propicio para su objetivo principal: entrenar la vigilancia de África. Así, será Lanzarote la lanzadera para misiones de observación.

La guerra del Rio fue pionera en el uso de la aviación en guerra. Jamás antes se había usado como método de ataque, aunque sí de observación. Tampoco quedó fuera de la Historia el conflicto llamado de Sido Ifni, donde se produjo el primer desembarco 

¿Hay inquietud? Un pueblo que sin medios nos complicó la vida en conflictos bélicos a pesar de su debilidad armamentística. Hoy día, los F16 del país vecino vendidos por EEUU son superiores a los F18 desplegados en las bases españolas de Canarias, capaces de detectar un enemigo a 300km y con misiles solo disponibles en cuatro países.

Uno de los mejores lugares

Marruecos, junto con la mal mirada Medellín colombiana, forma parte de los lugares que mejor me han tratado como viajero. ¿No es curioso?

El guía nos conduce por el zoco a buen paso, eso sí, procurando detenernos en sus locales concertados, una oportunidad de sacar unos euros extra, moneda con la que no tenemos problema en pagar.

Nos acompaña una pareja venezolana que dicen haber recorrido las capitales europeas y en una odisea sin parangón: presumidos y misteriosos, desconfío más de tales que de Juan, el amable guía árabe.

Y son unos minutos, en los que el guía nos ánima a seguirlo a buen paso y sin pararnos demasiado, cuando descubrimos el verdadero laberinto de calles adornadas con cabezas de cordero, especias y verduras en plena calle. 

Aquí mejor no fotos, dice. Y aquí el último James Bond rodó aquella escena, y un poco más allá el mítico café Hafa, y toda esta avenida de palacetes es del rey saudí, y aquí terminamos en el archiconocido Hotel Continental, junto al puerto. Y es que sin duda Tánger es un escenario de moda, abiera la veda con El tiempo entre costuras:

Libros sobre Marruecos

 

 

A raíz de la televisiva serie Tiempos de guerra Marruecos comienza a estar de moda. 1921 Diario de una enfermera es un libro ideal para los amantes de la serie.

 

 

 

Cristina López Barrio, recién nombrada finalista del Premio Planeta, se embauca del ambiente de la ciudad marroquí para narrarnos una historia de amor sin precedentes.

 

 

 

La segunda entrega de Falcó no viene sola: consigo trae a la misteriosa Eva y por supuesto, de fondo, Tánger. 

 

 

 

 

Siempre Lorenzo Silva es una pluma a tener en cuenta en lo relativo a ejercito y España. En Siete ciudades hace un repaso por las últimas ciudades españolas en territorio marroquí.

 

Pablo Cerezal nos invita a tomar café en el Hada, el mítico local de Tánger. 

 

 

 

Cómo viajar a Marruecos lowcost

Viajar a Marruecos ya de por sí es a bajo coste. Por apenas 50 euros la pareja pudimos cruzar el estrecho en Ferry con guía y comida incluida. Pocos viajes tan apasionantes y económicos como este. 

    • Viaja con la mente abierta.
    • Consulta situación política y metereológica
    • Respeta
BUSCA TU VIAJE


Booking.com

 

El regreso es un suplicio. No tardamos en formar parte del centenar de personas tiradas literalmente por el suelo al borde o no del vómito y la desesperación. El estrecho es insufrible.

Bajo del barco, tembloroso y extiendo mi documentación al policía de aduanas que me mira desconfiado. Solo necesito una Coca Cola, amigo. 

 

Si te ha sido de utilidad mi post comparte y suscríbete a La Selva Dentro. Te lo pongo sencillo, te dejo el enlace. Tal vez te envíen un mensaje al email o a la carpeta de no deseados. Si tienes problema escríbeme. Recibirás guías de viajes y personales totalmente gratuitas cada vez que quieras. Espero que mis consejos te sirvan y hagamos feedback sobre ello. Dejar un comentario sale muy barato casi gratis, solamente gastarás tres minutitos. 

Fotografías y texto de Mario Quintana. Queda terminantemente prohibida su copia, apropiación y uso sin el debido permiso del autor y LaSelvaDentro. Los productos comprados a través de los enlaces de La Selva Dentro, en su mayoría, pueden revertir un pequeño porcentaje a la propia web. Por supuesto, gracias.

 



Booking.com

0 comments on “Tiempos de paz: Marruecos con derecho a roceAdd yours →

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *