Diario de un legionario de la V-Alaudae: Las mulas de Mario.

[“Cogitationem sobrii hominis punctum temporis suscipe” : 

Adopta un momento el razonamiento de un hombre reservado, Cicerón]

 

No es mi prioridad mirar a media docena de hombres semidesnudos en el castra ni lo será de aquí en adelante, pero es la manera de aprender cómo colocar adecuadamente la túnica legionario o conseguir embutirme en la cota de malla sin hacer el ridículo en demasía.

Es el primer día de Mario Valero Curvus, bibliopola de Emérita Augusta y librarius legionis cuando la Legio V Alaudae lo requiera para defender su limes

Ante la ausencia de conflicto, las legiones dedicaban sus jornadas al ejercicio físico, mantenimiento de armas y por supuesto, el puro entrenamiento estratégico. Gran parte de la impedimenta pertenece a legio, un préstamo que debo devolver en parte con cada uno de mis salarios. Sin embargo, llevo días cosiendo mi furca para la primera salida a fin de comprobar que todo esté en su lugar.

La creación de la furca romana fue una útil instrucción por la cual el legionario debía cargar con su equipaje sobre la espalda, aligerando la marcha de las cohortes y todo el bagaje de carga posterior al paso de la legión. así, se conseguían tropas con una capacidad de movilidad y reacción superior. Las mulas de Mario deben su nombre a Cayo Mario

No, aunque me ilusione que sean Las mulas de Mario, mi papel en el imperio no ha pasado de un simple vendedor de obras literarias y el nombre de la recreación se debe al tío del gran Cayo Julio Cesar. 

La cota de malla se acomoda sobre mis hombros a base de saltos, acoplándose al cuerpo. Cuelgo el escudo sobre mis hombros, mi gladius en mi cinturón y el casco atado al pato del pecho. Es hora de caminar con la furca al hombro. 

La legión causa sensación a su paso por la ciudad. El imperio y su estabilidad depende de la calidad de su ejercito, aunque el concepto no perdure eternamente en las mentes futuras. Formar parte del ejercito romano supone ofrecer 25 años de la vida al emperador, sin casamiento posible, aunque bien es sabido la creación de familias sin formalizar el matrimonio. Es mi caso, relacionado con Baebia Helvia y padres por tanto de Valeria. 

El centurión nos obliga a revisar los correajes, los pesos y la adecuada colocación de la carga: hoy se permite un error, pero con el enemigo a las puertas no habrá opción de ensayos. 

La decisión de formar parte de la V Alaudae fue histórica y estética: creada por el mismísimo Julio Cesar y derrotada bajo el nefasto emperador Domiciano, el elefante es su emblema además de ser mi animal fetiche. 

Durante la batalla de Tapso en el 46a.C., la L-V luchó con valentía contra la carga de elefantes y de ahí la asimilación del imponente animal como emblema.

Son numerosos los niños que nos paran al paso de la Legio para preguntarnos sobre los galos e intentar rozar nuestras armas. Siento un tremendo respeto por los compañeros que portan el estandarte mucho antes que yo. Alguno de ellos, entre parada y parada, saca un viejo odre de vino que calienta el cuerpo y el espíritu.

Voy ligero de equipaje, he de reconocerlo, algunos llevan frutos secos o cecina para el camino. No he querido cargar el primer día, ya habrá tiempo de marchar con toda la impedimenta. 

Qué se portaba en la furca: pico o dolabra, manto de lana enrollado, cuenco para guisar y comer, cuchillo, cubiertos, comida y agua para varios días, una escudilla, ornamentos. Las jabalinas y pilum se amarraban a la furca, para su mejor transporte. 

La marcha acaba en el castra. Orgulloso, feliz, plácido tras soltar el peso. La vida del legionario no era un mar de rosas, aunque el librarius legionis estaba exento de las tareas arduas del campamento debido a su posición intelectual. 

Hecho manos a la espalda… Por algo nos llaman Curvus… 

Lamento no haber hecho uso de la espada en cualquier asunto sin importancia. Pero bien es sabido que pronto tendremos el enemigo adecuado y el arma afilada. 

 

Pd: Fotografías de Pedro Soriano
Pd: Asoc. Recreacción Emerita Antiqua. 

                                                                               

LIBROS RELACIONADOS CON EL POST. 

Legiones de Roma

Legiones de Roma es la primera historia completa de todas y cada una de las legiones imperiales romanas y sus victorias como fuerzas de combate. Stephen Dando-Collins ha dedicado treinta años a recopilar datos en los lugares más recónditos y pruebas en todas las fuentes bibliográficas y arqueológicas imaginables —inscripciones en piedra y en bronce, monedas, papiros, narraciones…—, una notable proeza que combina la labor histórica y la detectivesca. Este libro ofrece una descripción detallada de la indumentaria y la alimentación de los legionarios, la vida en el campamento, la paga y los métodos empleados para motivarles y castigarles, así como numerosas historias personales de soldados destacados. Además, describe las historias de las unidades de todas las legiones que sirvieron a Roma durante tres siglos, desde el año 30 a.C., y realiza una amplia revisión cronológica de las campañas en las que participaron los ejércitos. Con más de ciento cincuenta mapas, fotografías, diagramas y planes de batallaLegiones de Roma es una obra única, esencial tanto para los apasionados de la historia antigua o los expertos en historia militar, como para todos los lectores interesados.

Cayo Mario

A finales del siglo II a.C. Roma se encontraba en una nueva edad de oro. Riquezas procedentes de los tres continentes conocidos llenaban las arcas de la Res Publica y de las familias patricias. Mientras los pequeños propietarios se arruinaban debido a los cada vez más largos períodos de servicio militar.
Dos guerras, una al sur contra Yugurta el rey de los númidas, y la otra contra cimbrios y teutones que descendieron de las frías tierras del norte de Europa, ponían en peligro la propia existencia de Roma. La negligencia y corrupción generalizada de la clase política, hicieron que el pueblo confiase en la llegada de un hombre nuevo.

SI DESEAS ALGUNO DE LOS LIBROS PUEDES VENIR A LA LIBRERIA LA SELVA DENTRO (Romero Leal 5, Mérida) o hacer un pedido a través de laselvadentro@gmail.com o 651845228 . Manda el código ALAUDAE y aprovecha en 5% de descuento. Envíos gratuitos a partir de 19€ a toda España. 

 

Mario Quintana, librero del s.XXI

Llevar el peso de la Historia a la espalda siempre es un adelanto para comprender los motivos que tuvo la misma para elegir un camino u otro. Formo parte de la genial asoc. Emerita Antiqua y eso y ser ciudadano de pro de la vieja Emerita Augusta es un orgullo que intentaré transmitir a mi hija. 

Desde la LaSelvaDentro intento involucrar a la gente -y en especial a los niños- en la Historia. Tal vez sea un niño interior, inquieto e iluso aún con los pueriles entretenimientos de espadas de plástico, lo que me lleva en la misma semana a vestirme de legionario romano por primera vez y matricularme en la universidad -por segunda ocasión- en Historia: en este caso intentando convertirme en un experto en Historia Medieval (desde la caída del Imperio hasta el descubrimiento de América).

La marcha, inicialmente, sería unos 9km rodeando Mérida, aunque a causa del malestar metereológico quedó acortado. No me lo pensé, dije: debo echarme a marchar juntos a mis compañeros durante kilómetros y kilómetros, en silencio, aprendiendo y obedeciendo. Hoy día, la figura de un líder es sinónimo de dictadura en pro de la global masa de ciudadanos. 

Pero sigan leyendo, leyendo y aprendiendo, las democracias solo son valederas si son comandadas por líderes sabios. La masa manifestante o crítica como forma de gobierno puede acabar con las democracias y con las clase política basada en la estrategia, el conocimiento y la bondad hacia el pueblo. Nadie es más que nadie, pero puede que sí mejor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *