Debes visitar Cabárceno antes de morir

[ Verdaderamente el hombre es el rey de los animales, pues su brutalidad supera a la de estos, Leonardo da Vinci]

¿Has visto? Esto es lo más parecido a Jurasic Park que hayas visto nunca.Varios coches del parque de la naturaleza de Cabárceno y algunos pintados como cebras nos dan la bienvenida. En la primera explanada  ya comienza a respirarse el ambiente del que tantas ganas teníamos. A la altura de nuestro coche, con el techo panorámico ya abierto para no perdernos nada, llega un gran 4×4 del parque con un par de tipos vestidos con los colores del parque que me recuerdan a los Rangers de las figuras Schleich.

Tomo un café rapido y todo comienza, desde el mismo pequeño bar y su impresionante mural.

Vamos a ello. Bienvenidos a La vida maravillosa. 

Consejos útiles si viajas a Cabárceno
  • Opta por la entrada de Obregón. Sin duda y tras haber recorrido el parque esta es la entrada principal y más aprovechable. También puedes entrar desde el mismo pueblo de Cabárceno. 
  • Puedes llevar tu comida mientras no la uses para alimentar a los animales. Comer bajo los árboles y junto a los elefantes entra en el precio. Se legal, no alimentes a los animales, pueden enfermar. Por cierto, la entrada de Cabárceno es una buena opción para salir a comer. Sí, si no llevas comida y quieres evitar comer en el parque, puedes salir y entrar cuantas veces quieras.
  • El lugar ideal para coger el teleférico es desde la base de los Elefantes. El aparato marca una V sobre el parque, desde la parada Elefantes se aprovecha mucho más el vuelo. Vive la experiencia.

Nada más entrar el parque nos encontramos con el primer recinto. Hay una vieja mina junto a la cafetería donde hemos tomado café y la zona de espectáculos para leones marinos, así que nos adentramos en el gran reptiliario. No se si has visto alguna anaconda en tu vida, aquí tienes dos mucho más grandes de lo que puedas imaginar, iguanas gigantes o mi preferida, la mamba verde.

Los reptiles no son devoción de todo el mundo, tampoco el mío, por lo que rápido subimos al coche dispuestos a afrontar uno de los grandes puntos de Cabárceno: Los gorilas

Hola Kimo, soy Valeria

¿Lo ves, lo ves? No paro de decirlo. Junto a su gigantesca mamá, nos enteramos que el pequeño primate es Kimo, un adorable ejemplar de apenas ¡5 meses! El mismo tiempo que nuestra hija Valeria. Es aquí donde se nos cae el alma al suelo. Es toda una lección de humildad contemplar seres tan parecidos a nosotros y con tamaña destreza. 

Al final del día repetiremos la visita a los gorilas. La mamá gorila cuida de su hijo con una delicadeza admirable, aunque lo que más conmociona son sus gestos faciales. Delicadeza que no tiene una excursión de mediana edad que llega al recinto entre voces y flashes, a pesar del enfado del vigilante. 

Por un momento deseo que escape uno de ellos y reparta si no manotazos, sustos.

Sin duda, Valeria debe volver dentro de diez años a reencontrarse con Kimo. 

Qué necesitas

Necesitas abrir los ojos y la mente como un niño. Si no has visitado África, observarás la fauna como nunca lo hayas podido hacer. Toda una aventura. Ya escribí en QUE NECESITAS PARA SER UN AUTENTICO VIAJERO sobre artículos ideales para viajar, pero para Cabárceno tienes tres imprescindibles: 

  1. Si eres fotógrafo no cometas el error. Llévalo, cómpralo o que te lo presten. Te arrepentirás de no llevar un teleobjetivo. Debido a la libertad de los animales, hay zonas con grandes extensiones de terreno en las que pueden desperdigarse con facilidad. Además, es una gran ocasión para fotografiar sus gestos y movimientos. Te recomendamos el Canon EF 75-300mm/1:4,0-5,6 III
  2. La retina es la mejor de las Memory Cards. Seguro que has olvidado a mirar por unos prigmáticos y perder horas y horas oteando la vida. 
  3. Debes ser práctico, aunque te muevas por el parque en tu vehículo, vas a soportar el clima cántabro. No olvides un chubasquero o poncho para los días de lluvia. En realidad nunca viene mal llevar uno en el maletero. 

Agua, comida, paciencia y comprensión. 

No ha sido el caso, pero en verano suele haber overbooking para entrar o adquirir entradas, que por cierto, nos costaron unos 23 euros que, lejos de ser caro, me pareció adecuado para lo que disfruté. Además, en el precio entra el viaje en teleférico.

En cuanto al hotel, siempre aconsejo alejarse unos veinte kilómetros de las aglomeraciones turísticas, ya que los precios suelen menguar y la tranquilidad es mayor. Aprovechando la estancia en Cabarceno, las Cabañas (pincha sobre el nombre) me parecieron una opción muy aventurera y económica.

No te ofusques

El parque es un gran recorrido total de 25km que puedes hacer a tu gusto y volver a visitar cada animal las veces que desees, por lo que si algún ejemplar está en la hora de la siesta no te ofusques: recuerda que el mejor momento para ver los felinos es al atardecer y los osos al mediodia. 

No vemos los hipopótamos. Y apenas un león. Pero no importa, qué sensación tan extraña cuando llegamos al recinto de los osos y hay decenas de ellos. 

¡Qué personajes! Vagos, embarrados, presumidos ¡osos! Además, contemplamos un par de enfrentamientos entre ellos que podrás ver en el video que añado al final del post. Hacía dos días que habíamos sido ATACADOS POR UN OSO EXTRAÑO en Dobres, por lo que fue una gozada ver la importante labor que hace el Parque para evitar su extinción. 

Para no condicionar la visita, evitamos los espectáculos de aves y leones marinos, más comunes en otros centros de fauna, aunque no es difícil observar las aves rapaces durante la visita y lo más impresionante ¡Volando junto a tu cabina de teleférico!

Viaje en teleférico

No me hace gracia, volar mediante un cable y a tanta altitud, pero se que va a ser increíble. Optamos por la salida llamada ELEFANTES, que al menos es de abajo hacia arriba y parece que cuesta un poco menos hacerse a la idea. Si te da reparo o si te da miedo, véncelo. No te arrepentirás y yo no lo hago. 

¿Cuántas veces observaré una gran manada de elefantes desde las alturas? Qué gran aventura volar junto a las aves rapaces, admirar la inmensidad del parque e incluso volar tan alto como para llegar a ver el puerto de Santander ¡Hakuna Matata!

  • No te asustes, cuando pasas por cada una de las torres la cabina vibra. Todo correcto.
  •  Truco: Hay cabinas con suelo de cristal, mucho más recomendable. Ahora depende de ti y tu destreza para que sea la tuya.
  • No lo dudes, tira de datos móviles y reproduce el tema principal de Jurasic Park, enjoy. 
  • No uses flash con los animales. Eso te lo pido yo. Y recuerda, la caza más igualada es la fotográfica. 
El mamífero más grande del mundo terrestre

Deseo durante todo el día llegar a la zona de Elefantes, mi animal fetiche. Durante años colecciono figuras de elefantes y en este viaje me he hecho con varias crías, lo sé, soy un tipo raro. Aunque nos parezca extraño, cualquier minucia de la naturaleza como un mosquito puede superarnos y acabar con nosotros, pero es ante los paquidermos donde me siento superado por la Historia del mundo, por la madre naturaleza. Me parecen los elefantes unos animales totalmente fuera de siglo, una delicia en forma de mastodonte del pasado.

A lo lejos y este sí, recluido, vimos al último elefante africano nacido en Cabárceno dos meses antes. Como dato, pesó 97,5 kg más que Valeria al nacer. 

¿Sabías que los elefantes sostienen una sociedad matriarcal y que caminan en fila india respetando su jerarquía?

Una grandiosa llanura se abre frente a nosotros repleta de elefantes. 

Vive la aventura

El parque parece interminable. Una pareja de linces allí, unos watussi por allá. El cansancio se acumula y a punto estoy de desestimar la zona de granja y por suerte no lo hice. Desde este punto se ve el gran recinto de las jirafas desde el sur y además de animales más comunes entre los que nos hemos criado rodeados del campo, nos esperan los puercoespines y suricatos.

Suricato en Cabárceno

De vuelta a la entrada principal me embarga la pena: nos quedan 200km rumbo a la meseta y dejaremos atrás el colofón de nuestro viaje por las tierras del norte, Cabárceno. 

Enfilamos la bajada entre rinocerontes, monos de gibraltar (ojo, pueden meterse en tu vehículo) y ciervos y corzos.

Estos últimos en total libertad, por lo que extremamos la conducción, hay decenas de ellos a ambos lados del camino y además, en plena berrea. 

Ha sido un día genial, digo al cruzar las puertas de salida. Todo un mundo por explorar en la espalda, cada vez más lejos. Valeria come, somos animales nómadas.

 

Pd1: Si has disfrutado con mi visita guiada y consejos no dudes en comentar y compartir en tus redes. Además, todas las compras que realices en nuestros enlaces aportarán un pequeño porcentaje a la web para poder seguir trabajando. Gracias, herman@s.

 

SI TE GUSTA EL MUNDO DE LA FOTOGRAFIA Y LOS VIAJES ERES BIENVENIDO A LA SELVA. ESPERO QUE NOS VEAMOS A MENUDO Y TENERTE ENTRE MIS SUSCRIPTORES. SERIA IDEAL HACER FEEDBACK E INCLUSO AMISTAD. VOSOTROS DAIS SENTIDO A LA SELVA. 
 
 
 
Fotografías y texto de Mario Quintana. Queda terminantemente prohibida su copia, apropiación y uso sin el debido permiso del autor y LaSelvaDentro. Los productos comprados a través de los enlaces de La Selva Dentro, en su mayoría, pueden revertir un pequeño porcentaje a la propia web. Por supuesto, gracias. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *